Renta petrolera y contrato social

leviathan_hobbes
         Cambien el báculo por un barrilito

Desde hace meses, tiende a escucharse a menudo el reclamo a favor de llegar a un nuevo “pacto social” en Venezuela. El motivo tras ello suele hallarse en la necesidad de alcanzar un mínimo consenso que permita renovar la tranquilidad pública y el gobierno de las leyes. Tal acuerdo, en caso de lograrse, facilitaría el combate contra la inseguridad, reformas económicas en ciernes y disminuir la conflictividad política. Pero, ¿qué es un “pacto” o “contrato” social?

La idea del “Contrato Social”, erróneamente atribuida al filósofo Jean-Jacques Rousseau, puede trazarse al menos hasta el Leviatán de Thomas Hobbes. Consiste en aquel acuerdo voluntario que permite a una multitud de individuos, de forma unánime, establecer un conjunto de reglas sobre la delimitación de los derechos de propiedad y uso de la coacción estatal en un territorio. Es una teoría sobre la instauración del Estado, a través del acuerdo entre los hombres.

Uno de los teóricos contemporáneos más reconocidos, James Buchanan, describía las condiciones que debían cumplirse para tal contrato en su obra El Cálculo del Consentimiento. Este debía limitarse a establecer reglas que permitirían tomar decisiones colectivas sobre aquello que debe realizar el Estado vs la esfera privada.

Para entenderlo mejor, imagine que diseña un juego de mesa: nadie está obligado a jugar con usted, si no se encuentra conforme con las reglas, por tanto, para que decidan participar usted deberá convencerlos de que no las inclina a su favor. Si usted es capaz de conocer cómo lo afectarán esas reglas en cada caso particular, difícilmente decida hacerlas sin sesgo. Por tanto, las reglas del juego deberán ser muy generales y permanecer inalteradas a lo largo de toda la partida, para que usted desconozca específicamente cómo lo favorecerán y decida hacerlas justas. De lo contrario no habrá acuerdo ni juego.

¿Puede Venezuela cumplir estas condiciones para establecer un contrato social? ¿Estos recursos no fuerzan a distribuir continuamente la riqueza y afectar el destino de los “jugadores” arbitrariamente?

Un Estado moderno suele obtener recursos fiscales a través de impuestos sobre la actividad privada. Cualquier intento por redistribuir la riqueza pasa por alguna resistencia de aquellos a quienes se les extraerán los recursos, quienes exigirán adecuarse a las reglas del contrato. En cambio, cuando el Estado recibe directamente recursos desde los mercados extranjeros de crudo, puede “repartir” riqueza sin haberla extraído a “jugadores” nacionales. Así, el reparto enfrenta menor resistencia y el reclamo por adecuarse a las reglas será menor. El contrato social se diluirá.

Venezuela no está condenada a fracasar en esa labor. Existen propuestas para solucionar estas dificultades. Una de ellas se encuentra esbozada en El Petróleo como instrumento de progreso (Rodríguez&Rodríguez, 2012). Si la renta petrolera pudiese pasar primero por los bolsillos de los ciudadanos, para luego ser captada por el Estado, podría solucionarse esta peculiaridad criolla. Hacer a los venezolanos propietarios de la renta petrolera permitiría que los jugadores se interesen por defender las reglas del juego.

JEAN-PAUL LEIDENZ FONT | EL UNIVERSAL
domingo 20 de julio de 2014

Publicado originalmente en:

http://www.eluniversal.com/opinion/140720/renta-petrolera-y-contrato-social

Sobre el plan económico de Henrique Capriles

1241
Aumento del salario mínimo para combatir la inflación…

Sin percatarse, Capriles acaba de hacer su aporte para incrementar el pesimismo sobre el futuro de la política económica venezolana.

Algunas observaciones sobre la rueda de prensa:
1) La inflación no se combate estimulando producción. Se combate reduciendo el porcentaje de crecimiento de base monetaria y alterando expectativas
2) Para reducir esa tasa de crecimiento de base monetaria hace falta reducir el déficit fiscal que la incentiva.
3) Esa reducción del déficit pasa por devaluar la moneda, reducir gasto público y privatizar empresas estatales quebradas, entre otros
4) La devaluación no basta para acabar con la depreciación del paralelo. Hay que cambiar expectativas para detener caída de la demanda de Bs
5) Tan sólo devaluar, sin cambio de expectativas, se parece a Zimbabue

CJ5J_0XWwAAyapK.jpg-large
6) La escasez no se soluciona asignando más divisas ó devaluando. Hacen falta las medidas previamente mencionadas más el levantamiento de controles de precios
7) Venezuela va a necesitar entrada de capital para poder recuperarse tras el chavismo. El pago de deuda merece más que un comentario ligero
8) Un aumento de salarios no dejaría de incentivar inflación en el contexto actual, con nómina estatal inmensa y déficit fiscal.
9) Preocupa que Capriles considere un nuevo tipo de cambio como fruto de una “gran discusión nacional con sectores productivos” y no del mercado
10) Si algo podría alterar expectativas, aclarar la promesa de flotación. Aun si no fuese inmediata. No basta unificar y devaluar.

Re-interpretando la famosa frase:
“Son las expectativas, estúpido”